SINOPSIS DE LA OBRA

 

Hubo un tiempo en que las condenas eran pesadas y duraban toda una vida, solo porque el fruto de la unión entre un hombre y una mujer no contara con la bendición de la Iglesia o de alguna institución oficial. La existencia para ellas, en esas condiciones, podía llegar a constituir un auténtico enterramiento social.

Un embarazo fuera del matrimonio proclamaba en sí mismo, una sentencia. No así al hombre, ya que a él en la gran mayoría de las ocasiones la noción de pecado no se le aplicaba de igual manera.

Era ella la culpable, a la que había que tratar de enmendar y castigar por su gran culpa. Unas veces era con la indiferencia; otras con el insulto; otras con ambas cosas. A esto había que añadir en muchos casos, el castigo más directo. La mujer podía elegir entre varias opciones, a cuál más cruenta: desprenderse del hijo para entregarlo a cualquier institución de las llamadas de beneficencia, o asumir con valentía la maternidad en esas condiciones.

Lejos de pretensiones de otro carácter, la autora de esta novela nos introduce en la historia de tres generaciones de mujeres que sufrieron directa o indirectamente esas consecuencias.  Con inspiraciones lorquianas, se nos irá mostrando un mundo donde la mujer casi siempre ocupaba un lugar secundario, describiendo ambientes opresivos, caracterizados por la culpa y el castigo.